11 de octubre de 2010

LO QUE LA GOTITA PEGA...

Una mujer de Arizona es la prueba viviente de que los yanquis están cada día más tarados.
Según informa la cadena Fox (…es…ta…mos…vien…do…Fox…) se trata de Irmgard Holm, una mujer de edad avanzada que el año pasado fue sometida a una operación de cataratas y en consecuencia debía aplicarse regularmente unas gotas para los ojos.


Pero la distraída septuagenaria confundió su medicina con un pomito de “La Gotita” y aplicó el adhesivo instantáneo es uno de sus ojos. Casi inmediatamente advirtió su grosero error por lo que debió salir corriendo para la salita del barrio a fin de ser asistida de urgencia.
Ahora bien, luego de salvar milagrosamente la visión del ojo afectado, la arizonense en cuestión encabeza una campaña para que las autoridades exijan que los fabricantes de ambos productos diferencien claramente a cada uno de ellos, puesto que justificó su torpeza con la excusa de que los mismos “eran idénticos” (SIC.). En declaraciones a la cadena Fox (no hay necesidad de aplausos) la protagonista de la historia adujo “no soy joven, pero tampoco soy boluda” (*)
Lamentablemente éste es un mundo cruel y nunca falta algún insensible que, a costa de la desgracia ajena, se burla desalmadamente, tal como podemos ver en el siguiente video:


Así las cosas y para evitar que en el futuro se repitan angustiantes episodios como el narrado, las autoridades norteamericanas están evaluando exigir a los fabricantes de pegamentos y afines, que doten a sus frascos y pomos con tecnología “A.P.B.” (**).
Esperemos que no vuelvan a repetirse hechos lamentables como éste.
Gracias.

(*) Las opiniones vertidas en ésta nota corren por exclusiva cuenta de quienes las profirieron y en modo alguno refleja el criterio del editor de éste blog el cual considera de Irmgard Holm es una tremenda boluda.

(**) “A Prueba de Boludos”

No hay comentarios.: