30 de noviembre de 2010

SENFIELD HACE ESCUELA.

Siempre consideré que la mejor serie de comedia que vi en mi vida, al menos hasta ahora, fue Senfield (dejo de lado a Los Simpsons por ser una serie animada). Ese programa, que se emitió entre los años 1989 y 1998, es insuperable no solo por su originalidad o sus personajes sino sencillamente porque era muy divertido.

Si bien en la primera temporada le costó afianzarse, tal vez por ser difícil catalogar a una serie que habla “sobre nada”, fue cuestión de tiempo para que el publico masivo descubriera la genialidad del producto creado por Larry David y Jerry Senfield, compuesto por geniales personajes como el mismo Jerry mas Kramer, George, Elaine. A ellos se les suman un montón de personajes secundarios realmente muy graciosos como los padres de George, Newman y las distintas parejas de los protagonistas que fueron desfilando a lo largo de nueve años de programa.

Con Senfield me suele suceder algo similar que con Los Simpons: a cada situación cotidiana que me toca vivir, siempre la encuentro reflejada en algún capítulo de alguna de esas dos series. Tal vez ello explique lo que se informa acá; puesto que según parece algunos de los capítulos clásicos de la serie pueden ser utilizados en la enseñanza de la economía según sugiere éste sitio.

He aquí algunos ejemplos.

“The baby shower”
En éste capítulo Jerry analiza el costo-beneficio de colgarse del cable. El dilema esta calcado del esquema imaginado por el Nobel Gary Becker a principios de los años 70, cuando creo la “economía del crimen”. Al final decide colgarse para ver un partido de los Mets.




“The bottle deposit”
El cartero Newman planea junto con Kramer una estrategia para “arbitrar” botellas desde Nueva York, donde se cobra un depósito de cinco centavos de dólar a Michigan que cobra diez centavos. Este capítulo permite ver ejemplos de “costos fijos” y “costos variables”.





“The Calzone”
George compra un calzone en el mostrador y cuando va a dejar un dólar de propina, el vendedor se da vuelta. George se lamenta porque no obtiene el crédito de agradecimiento. Un caso de altruismo imperfecto, útil en la economía del comportamiento.




“The Chinese restaurant”
Todo el capítulo transcurre con los cuatro personajes esperando a que les asignen una mesa y pueden verse reflejados varios conceptos económicos desde los “costos de oportunidad” cuando Jerry discute cuánto está dispuesto a pagar para sentarse antes o la “eficiencia” cuando Elaine se queja porque los turnos no deberían asignarse por orden de llegada sino priorizando a los comensales que tienen mas hambre.



“The chicken roaster”
Kramer sufre una “externalidad negativa”: un nuevo local de venta de pollo rostizado coloca un cartel de neón rojo justo frente a su ventana y no lo deja dormir. Finalmente logra que le den pollo gratis.





“The soup nazi”
La sopa mas deliciosa de Nueva York la prepara un cocinero malhumorado que maltrata a sus clients. Cuando se niega a venderle a Elaine, ésta piensa en alternativas para romper el monopolio de la sopa rica. Al final el sopero nazi se termino mudando a la Argentina jajaja.

 








11 de noviembre de 2010

CORRUPTUS IN EXTREMIS


El pueblo santafesino de Hughes esta que arde puesto que su intendente del PJ Daniel Sciamaro (cuya estampa de estadista puede vislumbrarse en la foto precedente), que durante la campaña se presentó como un tipo honesto, probo, capaz, sensible a las necesidades de su pueblo, que recorría las calles besando villeros y viejas con ruleros y que se presentaba como una opción joven y fresca para dejar atrás a la “vieja política”, debió renunciar a su cargo luego de varias denuncias que lo acusaban de haberse gastado en el casino la plata correspondiente al sueldo de los empleados municipales de dicho distrito, de lo cual se informa acá. De hecho, los empleados públicos de Hughes hace dos meses que no cobran y sobreviven gracias a los nutrientes que obtienen de la ingesta de tinta para sellos.

Una vez mas la realidad supera a la ficción.
Lo curioso del caso (como si lo mencionado hasta ahora no fuera lo suficientemente increíble) es que luego de presentar su dimisión, el ahora ex intendente declaró que en realidad fue “obligado a firmar su renuncia”.
No aclara el nombrado quien o quienes fueron los que lo obligaron a tomar tan difícil decisión, aunque no cuesta mucho imaginarse a una turba iracunda y hambreada golpeando las puertas de su oficina con antorchas en la mano, gritando los epítetos más groseros, escupiendo espuma verde por la boca y amenazando con colgarlo de las pelotas en la plaza principal.


Aparentemente el plan del malogrado intendente comunal era llevarse el sueldo de todos los empleados, jugarlo a la ruleta aplicando un “sistema infalible” para ganar (sistemas infalibles que son perfectos salvo cuando uno intenta ponerlos en práctica) para luego quedarse con toda la papona, menos lo que deba “redistribuirle” a los impacientes empleados.
En su defensa este paradigma del buen administrador denunció a los partidos opositores de haber adulterado la ruleta para que la bolita siempre caiga en cero, con la finalidad golpista de desestabilizar su gobierno y “hacerle el juego a la derecha”.

Horas aciagas se viven en Hughes.

3 de noviembre de 2010

UN PLAYMOBIL SUBVERSIVO.



Uno de los pocos juguetes de antaño que esta dando buena batalla por sobrevivir frente a los juegos de video, computadoras y demás entretenimientos modernos, es sin duda el Playmobil, aquélla colección de muñequitos de origen alemán.
Tal vez sea porque es uno de los pocos juguetes, al menos de los que quedan, que incentivan la imaginación de los niños. Si los miran bien verán que son muñecos algo rígidos, con pocas articulaciones y que a simple vista no parecen llamar mucho la atención.
Posiblemente su éxito radique precisamente allí, en la simpleza de sus formas, lo que le da libertad al niño de crear un mundo alrededor de él, jugar durante horas y no aburrirse nunca. Además los muñequitos siempre están sonriendo aún aquellos que representan una situación poco feliz como un herido o una batalla.
Cuando era chico yo tenía un set de playmobil en el que los muñequitos eras esquiadores, el cual fue por muchos años mi juguete favorito.



Pero recientemente se ha presentado una situación por demás curiosa puesto que ha salido una nueva colección de dicho juguete ambientada en la época medieval en la cual los muñequitos y accesorios han generado un gran alboroto el Bélgica.

¿Por que tanto lío?

Entre las regiones en las que se divide Bélgica las dos principales son la Región de Flandes integrada por la comunidad Flamenca cuyo idioma es el neerlandes y la región de Valonia integrada por la comunidad de los valones, en la que se habla francés, idioma tradicional de la nobleza y la burguesía. La primera surge como más prospera.
Esta distinción cultural ha generado desde siempre conflictos políticos y culturales entre las dos regiones, con recurrentes planteos de autonomía por parte de la Región de Flandes que se fueron acrecentando luego de la segunda guerra mundial, sumado a una notable crisis de identidad. Bélgica es actualmente un país partido en dos.


Si Bélgica aún no se ha quebrado es básicamente porque ninguna de las partes quiere renunciar a Bruselas, única región bilingüe y capital del país.En este cuadro de situación emerge la figura de un tal Bart de Weber, quien se ha erigido como la figura mas representativa de las pretensiones emancipadoras de Flandes y que por supuesto es odiado y temido por los valones.

Volviendo al tema de ésta nueva colección de playmobil, el despiole se armó porque, aquél León de Flandes cuya imagen aparece en los muñequitos y accesorios, no es la versión “federal” aceptada constitucionalmente y que puede verse en el escudo de Bélgica, sino que por el contrario, se asemeja más a la versión separatista que representa a los flamencos que pugnan por su emancipación. La diferencia radica en que, en éste último caso, el león no escupe fuego.



¿Quien hubiera pensado que un juguete tan inocente como el playmobil se iba a ver envuelto en una disputa ideológica y política de un país fracturado?
Desde la empresa fabricante se apuraron en aclarar que fue involuntario y que no buscaron herir susceptibilidades.
Me imagino una nueva colección de playmobil con muñequitos representando una protesta y llevando banderitas con la leyenda “Flandes o muerte”, “hasta la victoria Flandes” o “valon no tenes aguante” o la representación de una batalla entre las dos facciones en pleno centro de una bombardeada Bruselas.

Por supuesto, siempre manteniendo una carita feliz.

2 de noviembre de 2010

LOS PELIGROS DEL TATUAJE

La historia de éste hombre es bastante singular y nos permite comprobar una vez mas, que el ser humano pese a sus intentos por ser racional y pensante, suele caer con facilidad en pasiones que lo llevan a cometer los actos más atávicos. Por eso siempre se recomienda que en reuniones sociales nunca hay que hablar de religión, política y fútbol, básicamente porque en el fondo somos unos salvajes que rápidamente nos dejamos llevar por el calor de una disputa.

Se trata pues de un buen señor de Ipswich, Inglaterra, que tenía muchas ganas de hacerse un tatuaje o “tatoo” en su espalda y luego de mucho meditarlo, oscilando entre distintas opciones que iban entre un dragón que escupía fuego y un pequeño pony de color rosa, finalmente se decidió por un dibujo que representa el yin y el yan (tatuaje bastante maraca por cierto, para eso hubiera sido preferible el pequeño pony).
Acto seguido se dirigió hacia la casa de su tatuador amigo y tras explicarle las características del tatuaje que pretendía, se recostó en una camilla para que aquél pudiera comenzar la dolorosa faena.
Así se hizo hasta que en un momento, tatuador y tatuado, comenzaron a discutir en punto al diseño del dibujo, puesto que el primero consideraba que el pez blanco iba arriba del pez negro mientras que el segundo sostenía lo contrario.


¿Así?

¿O así?

Lo que originalmente comenzó como un mero intercambio de ideas, fue degenerando luego en una discusión cada vez más acalorada que puso a prueba la clásica compostura inglesa.
No obstante éste percance, el tatuador continuó con su labor, supuestamente siguiendo las indicaciones de su cliente y este por su parte, recostado en la camilla, comenzó a sentir sobre su espalda la delicada caricia de la aguja de la máquina tatuadora que suavemente le taladraba la epidermis al tiempo que rellenaba las ruinosa piel con tinta. Si bien en un principio todo parecía desarrollarse con normalidad, puesto que el tatuado sentía sobre su piel como el tatuador dibujaba figuras circulares, lo cual juega claramente con el diseño del yin-yan, le llamó poderosamente la atención que en un momento determinado el artista comenzó a dibujar lineas rectas y paralelas de aproximadamente 15,74 pulgadas (porque los ingleses, porfiados como son, se niegan a adoptar el sistema métrico). Pese a resultarle curioso los extraños trazos que dibujaba el tatuador, el tatuado no hizo mayor comentario dejando que el primero termine con el trabajo encargado.

Mas tarde el tatuado regresó a su casa y encaró a su novia diciéndole (en perfecto inglés por supuesto): -“Mi amor, tengo una sorpresa para darte, me hice un tatuaje en la espalda que representa todo lo que siento por vos, tu me complementas, eres el amor de mi vida y quiero que estemos juntos para siempre”- (y todas esas giladas que les decimos a las mujeres) para luego quitarse la camisa dejando al descubierto su recién tatuada espalda y decirle: - “¡Esta es para vos!”-.
Pero para sorpresa del nombrado, la reacción de su atónita novia no fue tan favorable como imaginaba ya que solo recibió gritos, insultos y objetos contundentes voladores.

Sin comprender lo que estaba sucediendo, el tatuado fue corriendo a pararse frente a un espejo (cosa que inexplicablemente no había hecho hasta ese momento) pudiendo comprobar horrorizado, que en vez de los dos peces que simbolizaban el yin y el yan tenía tatuada en la espalda una tremenda poron...(beeeeep)...ga y debajo una leyenda que decía “GO FUCK YOURSELF!!!”
Actualmente el tatuado se encuentra demandando al tatuador por daños y perjuicios, lo que incluye también hacerse cargo del costoso tratamiento de remoción del tatuaje.



En lo personal nunca me gustaron los tatuajes.
En primer lugar porque la mayoría roza el pésimo gusto (como en la foto precedente) y en segundo porque nada me garantiza que, aquél tatuaje que hoy me gusta lo odiaré dentro de veinte o treinta años (a propósito, me causa mucha risa los salames que se tatúan el nombre de la novia).
Ademas es doloroso y proclive a las infecciones ya que el procedimiento de tatuado se basa simplemente en herir la piel al tiempo que se inyecta tinta.
También la remoción de un tatuaje mediante el empleo de una técnica con laser es algo tortuoso, tanto para la piel como para el bolsillo.
Por eso me opongo fervientemente a los tatuajes.


 
No obstante las severas objeciones que planteo a la costumbre de tatuarse la piel, la presente imagen sirve para demostrar que en definitiva, todo es opinable, no hay verdades absolutas y depende fundamentalmente del cristal con que se mire.
 
 
(*) Consulté a la gente de Google y me señalaron lo inconveniente de escribir la palabra “poronga” en un blog por eso fue debidamente censurada.

1 de noviembre de 2010

APOSTILLAS 1

* Cumplido el primer mes de éste blog, la etiqueta más utilizada es "gente estúpida". Es curioso el rumbo que tomo ésta página que nació sin un perfil definido y es preocupante que el mundo este lleno de estúpidos.

* El amigo de Macao nunca más pasó por aquí, lo que demuestra el fracaso total del intento de éste blog por conquistar el mercado asiático.

* Las notas mas vistas fueron la de los vampiros chupasangre (lo cual es una redundancia) y la del flaco que se murió por mandarse un litro de vodka en cuatro segundos lo que demostraría que este blog cada día se parece mas a Crónica t.v. (eso es malo).



Veremos como sigue esto