2 de noviembre de 2010

LOS PELIGROS DEL TATUAJE

La historia de éste hombre es bastante singular y nos permite comprobar una vez mas, que el ser humano pese a sus intentos por ser racional y pensante, suele caer con facilidad en pasiones que lo llevan a cometer los actos más atávicos. Por eso siempre se recomienda que en reuniones sociales nunca hay que hablar de religión, política y fútbol, básicamente porque en el fondo somos unos salvajes que rápidamente nos dejamos llevar por el calor de una disputa.

Se trata pues de un buen señor de Ipswich, Inglaterra, que tenía muchas ganas de hacerse un tatuaje o “tatoo” en su espalda y luego de mucho meditarlo, oscilando entre distintas opciones que iban entre un dragón que escupía fuego y un pequeño pony de color rosa, finalmente se decidió por un dibujo que representa el yin y el yan (tatuaje bastante maraca por cierto, para eso hubiera sido preferible el pequeño pony).
Acto seguido se dirigió hacia la casa de su tatuador amigo y tras explicarle las características del tatuaje que pretendía, se recostó en una camilla para que aquél pudiera comenzar la dolorosa faena.
Así se hizo hasta que en un momento, tatuador y tatuado, comenzaron a discutir en punto al diseño del dibujo, puesto que el primero consideraba que el pez blanco iba arriba del pez negro mientras que el segundo sostenía lo contrario.


¿Así?

¿O así?

Lo que originalmente comenzó como un mero intercambio de ideas, fue degenerando luego en una discusión cada vez más acalorada que puso a prueba la clásica compostura inglesa.
No obstante éste percance, el tatuador continuó con su labor, supuestamente siguiendo las indicaciones de su cliente y este por su parte, recostado en la camilla, comenzó a sentir sobre su espalda la delicada caricia de la aguja de la máquina tatuadora que suavemente le taladraba la epidermis al tiempo que rellenaba las ruinosa piel con tinta. Si bien en un principio todo parecía desarrollarse con normalidad, puesto que el tatuado sentía sobre su piel como el tatuador dibujaba figuras circulares, lo cual juega claramente con el diseño del yin-yan, le llamó poderosamente la atención que en un momento determinado el artista comenzó a dibujar lineas rectas y paralelas de aproximadamente 15,74 pulgadas (porque los ingleses, porfiados como son, se niegan a adoptar el sistema métrico). Pese a resultarle curioso los extraños trazos que dibujaba el tatuador, el tatuado no hizo mayor comentario dejando que el primero termine con el trabajo encargado.

Mas tarde el tatuado regresó a su casa y encaró a su novia diciéndole (en perfecto inglés por supuesto): -“Mi amor, tengo una sorpresa para darte, me hice un tatuaje en la espalda que representa todo lo que siento por vos, tu me complementas, eres el amor de mi vida y quiero que estemos juntos para siempre”- (y todas esas giladas que les decimos a las mujeres) para luego quitarse la camisa dejando al descubierto su recién tatuada espalda y decirle: - “¡Esta es para vos!”-.
Pero para sorpresa del nombrado, la reacción de su atónita novia no fue tan favorable como imaginaba ya que solo recibió gritos, insultos y objetos contundentes voladores.

Sin comprender lo que estaba sucediendo, el tatuado fue corriendo a pararse frente a un espejo (cosa que inexplicablemente no había hecho hasta ese momento) pudiendo comprobar horrorizado, que en vez de los dos peces que simbolizaban el yin y el yan tenía tatuada en la espalda una tremenda poron...(beeeeep)...ga y debajo una leyenda que decía “GO FUCK YOURSELF!!!”
Actualmente el tatuado se encuentra demandando al tatuador por daños y perjuicios, lo que incluye también hacerse cargo del costoso tratamiento de remoción del tatuaje.



En lo personal nunca me gustaron los tatuajes.
En primer lugar porque la mayoría roza el pésimo gusto (como en la foto precedente) y en segundo porque nada me garantiza que, aquél tatuaje que hoy me gusta lo odiaré dentro de veinte o treinta años (a propósito, me causa mucha risa los salames que se tatúan el nombre de la novia).
Ademas es doloroso y proclive a las infecciones ya que el procedimiento de tatuado se basa simplemente en herir la piel al tiempo que se inyecta tinta.
También la remoción de un tatuaje mediante el empleo de una técnica con laser es algo tortuoso, tanto para la piel como para el bolsillo.
Por eso me opongo fervientemente a los tatuajes.


 
No obstante las severas objeciones que planteo a la costumbre de tatuarse la piel, la presente imagen sirve para demostrar que en definitiva, todo es opinable, no hay verdades absolutas y depende fundamentalmente del cristal con que se mire.
 
 
(*) Consulté a la gente de Google y me señalaron lo inconveniente de escribir la palabra “poronga” en un blog por eso fue debidamente censurada.

6 comentarios:

Nicolás dijo...

Cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que no es buena idea discutir con alguien que esta apunto de hacerte una tatuaje.
Es como en llevarle la contra al pizzero... ni a palos comés algo que venga de esas manos (y otras partes del cuerpo).

P.D: Tampoco me gustan los tatuajes, pero el de la última imagen está muy bueno.

Catarsis dijo...

Nooooo si estos ingleses no son más boludos porque no tienen tiempo!!! no hay fotos del tatuaje en cuestión???
La de CASOS q debe haber así!! jajajajaja!!!

Piedra dijo...

Tatuajes, solo otra estúpida moda y las modas algo tan estúpido que hay que cambiarlas cada poco tiempo.

Nonito Sabebien dijo...

Nicolas: Totalmente!!! Como tampoco podes discutir con el dentista, el peluquero y el mozo de un restaurante porque siempre llevas las de perder.

Caty: no publicaron fotos solo tengo el enlace de la nota. Igual no hace falta mucha imaginacion para darse cuenta de como es el tatuaje jajajajaaja

Piedra: Los tatuajes son un horror aunque como bien señala Nicolas, la última foto me hace dudar un poco jajajjaja

Hernan dijo...

Yo tengo 2 tatuajes y me los hice despues de años de analizar bien como quedaria y quedo perfecto. La verdad para mi no es un moda, porque seria una de las modas mas viejas del mundo porque vienen desde hace miles de años.

Es simple al que le gusta nos lo hacemos a los que no todo bien,

igual si a mi me hacian eso lo mato! porque por mas jucio que le hagas borrarlo es mas doloroso que el mismo tatuaje!

Next !

Nonito Sabebien dijo...

Si, pero hay casos muy extremos, como por ejemplo el de este marciano http://img242.imageshack.us/i/tatuaje5n.jpg/

hay que estar muy mal de la cabeza para hacer una cosa semejante.