25 de julio de 2011

DISCURSO DE BIOLCATI EN LA RURAL 23/7/2011

No fue casualidad
Ciertos olvidos no suelen ser casuales
Ciertos gestos son mensajes
y debemos aprender a descifrarlos.
No fue casual que el Bicentenario del nacimiento de Domingo Faustino
Sarmiento pasara casi inadvertido para el Gobierno Nacional
Notable olvido…
Sórdida pero esforzada tarea la de ignorar este aniversario hasta
reducirlo a un mínimo acto en San Juan que ni siquiera televisó el
canal estatal.
Así, en medio del estrepitoso silencio oficial se cumplieron 200 años
del nacimiento de aquel hombre para quien "la lucha fue su vida y su
elemento"
Una lucha que continúa Porque Sarmiento, desde el pasado, sigue
desafiando al presente
Sus ideas, sus visiones de progreso cuestionan hoy el rumbo de la
Argentina hacia el futuro.
Sarmiento es el hombre que soñó un país.
Otro país. Diferente a este.
Quizá por eso se trate de disolver su imagen en el olvido.
No es casual que se lo quiera ignorar a Sarmiento
Fue uno de los artífices de aquella Argentina promisoria
que despertaba admiración en todo el mundo.
Pero sus ideas le resultaron incomodas a tantos gobiernos de turno
Y aquel proyecto de progreso y abundancia le dejo paso a la Argentina
de la pobreza, la injusticia y la exclusión.
No es casual que se lo quiera ignorar a Sarmiento
El había imaginado dos grandes motores que impulsarían
a esa Argentina pujante y progresista: El Estado y la
Sociedad.
Un Estado preocupado por construir el interés general, con
instituciones republicanas sólidas y perdurables.
Una sociedad integrada, móvil y democrática, capaz de crear
oportunidades de progreso para todos.
Y entre el Estado y la Sociedad, un sistema educativo estatal y gratuito;
capaz de incentivar la igualdad, la integración, el patriotismo y la
democracia.
Una propuesta educativa que, de la mano del maestro rural, cambió la
historia argentina y se convirtió en el mayor sistema de inclusión
social que conoció el país.
Pero aquel proyecto de País y aquel proyecto educativo fueron
progresivamente destruidos.
Hoy la realidad es una sociedad partida, Con cientos de miles de
argentinos excluidos y sumidos en una pobreza irreductible
Un Estado carcomido por la corrupción; débil para controlar a los que
lo roban pero poderoso para negociar votos a cambio de ayuda para
sobrellevar la miseria.
No es casual que desde ese Estado se lo quiera ignorar a Sarmiento
El sanjuanino fue un ejemplo de austeridad, humildad y honestidad.
Pasó por los más altos niveles de la administración pública sin
acrecentar su patrimonio personal y sin beneficiar a sus familiares o
amigos.
Cuidaba la transparencia de cada uno de los actos de gobierno.
Por eso creó la Contaduría General y el Boletín Oficial, donde cada
resolución debía ser publicada y difundida para que los ciudadanos nos
enteremos como se usan los recursos de todos.
Para saber si con los impuestos que el estado recauda, se construyen
viviendas populares o se compran veleros y "Ferraris" los amigos del
poder.
Por eso este silencio a la hora de celebrar el Bicentenario de
Sarmiento, no es casual.
No es casual… que un periodista, defensor a ultranza de la libertad de
prensa, como fue Sarmiento, no haya sido homenajeado en un país, donde
hoy esa libertad, comienza a cuestionarse.
Durante su Gobierno funcionaron más de 100 periódicos, muchos de los
cuales lo criticaban duramente y lo satirizaban.
Todos circulaban sin ningún impedimento...
Sin patotas sindicales que impidieran su libre distribución.
No es casual…
Que a aquel presidente que consideraba imprescindible contar con datos
estadísticos ciertos para planificar y que impulsó el Primer Censo
Nacional, lo ningunee un gobierno que falsifica los índices.
No es casual… que aquel Presidente que cuando inauguró la primera
comunicación telegráfica con Europa predijo la globalización, esté
prácticamente ausente en los contenidos de nuestra televisión digital
y de las redes educativas.
No es casual… que el mensaje de unidad nacional que dio Sarmiento,
quien supo deponer los rencores personales y las diferencias, haya
caído en el olvido.
Sarmiento es un ejemplo incómodo para aquellos que no conciben la
convivencia política si no es bajo la forma de la subordinación o la
obsecuencia, para quienes no pueden soportar el disenso.
La verdadera democracia es el reconocimiento del otro, de su opinión,
de su voluntad expresada en las urnas.
En 2008, ante su primera derrota política, el gobierno declaró la
guerra sin cuartel a los que identificó responsables de su fracaso: el
campo y los medios de comunicación
Esta descalificación del que piensa diferente tuvo una nueva y
bochornosa expresión cuando, tras la derrota electoral de la capital
se tildó a los porteños de incompetentes.
No…No fue causal que para estos gobernantes el natalicio de Sarmiento
pasara casi inadvertido…
Es que de ese país que él imaginó… está quedando poco….
SEÑOR GOBERNADOR JEFE DE GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, ING.
MAURICIO MACRI SEÑOR GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE SAN LUIS, DR.
ALBERTO RODRÍGUEZ SAA
SEÑORES EX PRESIDENTES DE LA NACIÓN, DR. EDUARDO DUHALDE Y DR. ADOLFO
RODRÍGUEZ SAA
SEÑOR PRESIDENTE DE CRA, JUAN CARLOS GOYA
SEÑOR PRESIDENTE DE CONINAGRO, CARLOS GARETTO
SEÑOR PRESIDENTE DE FEDERACIÓN AGRARIA, EDUARDO BUZZI
SEÑOR MINISTRO DE AGRICULTURA DE LA REPÚBLICA DE ARMENIA,
SERGO KARAPETYAN
SEÑOR PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL PARAGUAY, VÍCTOR BOGADO
SEÑORES SECRETARIO GENERAL DE UATRE, GERÓNIMO VENEGAS
SEÑORES REPRESENTANTES DE SOCIEDADES RURALES AMIGAS DE BRASIL, CHILE Y URUGUAY
SEÑORES PRESIDENTES DE LAS SOCIEDADES RURALES DEL CONSEJO FEDERAL
SEÑORES EMBAJADORES Y REPRESENTANTES DEL CUERPO DIPLOMÁTICO
SEÑORES LEGISLADORES
SEÑORES DELEGADOS ZONALES
SEÑORES SOCIOS DE LA SOCIEDAD RURAL ARGENTINA
SEÑORES EXPOSITORES
SEÑORAS Y SEÑORES
Es nuestro deber, nuestra obligación, recuperar aquel país que imaginó Sarmiento
Se trata de una tarea imprescindible de todos y cada uno de los ciudadanos.
Debemos reconstruir aquel Estado al servicio del interés general que
supimos tener,
Desterrando las prácticas mafiosas
Retornando a los principios republicanos de nuestra Constitución.
Debemos renacer como sociedad.
Debemos reconstruir el sistema educativo que contribuyó a conformar
aquella Argentina progresista y luminosa que soñó Sarmiento.
Por eso, la Sociedad Rural Argentina quiere recordar al gran
sanjuanino y dedicar la apertura oficial de esta muestra a evocar a
Domingo Faustino Sarmiento, una de las figuras más notables y valiosas
que dio la Patria, y de cuyo nacimiento se cumplieran el pasado 15 de
febrero 200 años.
Y esto tampoco es casualidad…
Sarmiento esta fuertemente ligado a la historia de esta exposición, a
la historia de este predio.
Hace más de 130 años dos hombres, que tuvieron en sus manos el destino
de esta Nación, contemplaban a la distancia las dificultosas tareas de
peones y albañiles en el terreno que el Gobierno
Nacional le otorgara a la Sociedad Rural Argentina, con la expresa
condición de realizar aquí Ferias y Exposiciones.
Me imagino la escena: Sarmiento y Avellaneda
Me imagino a aquellos hombres de edades diferentes
pero con una idéntica vocación: hacer, trabajar con
una energía indomable para convertir sus ideas
innovadoras en obras realizadas.
Hace un siglo y medio este espacio era imaginado por Sarmiento como un
símbolo de la pujanza de un país en crecimiento.
Las obras concluyeron y este predio se inauguró.
Desde entonces este fue el gran escenario donde la Argentina exhibió
su perfil más auspicioso basado en sus recursos naturales pero también
en la capacidad empresaria y en la aplicación de tecnología. Porque
los animales que aquí vemos son pura genética, tecnología de avanzada
reconocida en todo el mundo pero a veces no por nuestros propios
gobernantes.
Como olvidar entonces a quien soñó este espacio.
Si él estaba convencido de que el único oro que había en el Río de la
Plata y la mayor riqueza era la riqueza del campo.
Del campo labrado, del campo en manos de colonos con oficio y con
ansias de progreso.
Sarmiento, que no era estanciero ni agricultor, apostó a ese
indispensable protagonista del campo argentino:
EL PRODUCTOR RURAL.
Sin él, el "oro" de la tierra no seria oro, sino simplemente "tierra".
El pugnaba por el desarrollo de las economías regionales, quería que
cada provincia fuera capaz de producir, en abundancia, para ella y
para la Nación.
Su obra modernizadora como Presidente fue gigante.
Decía que "el progreso marcha rápido donde encuentra terreno
preparado, lento donde no halla libertad, inteligencia o capital…"
Por eso, creó el Departamento de Agricultura, estimuló el progreso
industrial, la mecanización agrícola, el crédito e impulsó las
primeras leyes de colonización y de tierras.
- "No es sembrando papas el gobierno en persona, que haremos florecer
la agricultura. Son las buenas leyes de la tierra las que dan papa en
abundancia". recomendaba Sarmiento.
Muchas cosas han cambiado en la patria, pero las buenas leyes, las
buenas políticas que promuevan la abundancia sobre esta nuestra tierra
argentina.
no aparecen.
Políticas que hagan crecer la producción agrícola, que desarrollen
las economías regionales y las conviertan en las principales
abastecedoras de los mercados mundiales, que impulsen un proyecto
agroindustrial
generador de cientos de miles de puestos de trabajo, trabajo auténtico
para todos los argentinos.
Políticas sustentables; donde el trigo, el maíz, el girasol, la carne
y la leche ocupen el lugar que nuestro mercado interno y los mercados
externos necesitan.
No un desierto verde de soja que produzca riqueza para pocos y caja
fácil para el Estado.
Como imaginaba Sarmiento, queremos agricultura con agricultores
Productores arraigados a su tierra, a sus pueblos.
Elaboradores y exportadores de alimentos, fabricantes de maquinaria
agrícola que en las distintas regiones de la argentina, incorporen
tecnología, procesos innovadores, inviertan y multipliquen los puestos
de trabajo.
Hoy en cambio las desafortunadas políticas oficiales han llevado a la
desaparición a decenas de miles de productores agropecuarios
Pero a pesar de eso la tierra sigue siendo la llave maestra de la
economía y el progreso argentino.
La voluntad del Campo es una sola: con trabajo y permanencia,
consolidar las bases de un país que nos contenga a todos, sin pensar
en el color político o en las identidades partidarias.
Por favor dejen de castigar al campo, lo que es decir dejen de
castigar a la Argentina
Es responsabilidad de este modelo que los productores argentinos, al
inicio de la siembra del trigo, con exportaciones cerradas, no tengan
a quien venderle el cereal de la cosecha pasada y que falte la harina
para el consumo interno.
Es el mismo modelo que premia la obsecuencia de un eslabón de la
cadena del trigo con la figuración en listas para cargos electivos.
Es hora de terminar con las políticas que frenan el crecimiento.
Están esquilmando a los productores trigueros.
La intervención oficial y las retenciones ya les arrebataron mas de
cinco mil quinientos millones de dólares
Dejen de impulsar la concentración de las grandes empresas
exportadoras y la cartelización de la demanda en el mercado interno
Eliminen las trabas que tenemos para vender nuestros productos.
El mundo reclama cada vez más alimentos y la Argentina puede proveérselos.
En una Argentina que ha olvidado a Sarmiento.
Sin planificación energética…
Donde sembrar a tiempo se convierte en una aventura por la falta de gasoil…
En un país donde los estafadores convierten los fondos sociales en
riqueza y lujo personal ante la mirada complaciente… o quizá cómplice
de algunos funcionarios; ante tanto disparate, no puede sorprendernos
que falte la carne, la harina o los lácteos.
Queremos otro país:
Una propuesta basada en el crecimiento, que incentive la inversión y
la generación de empleos a lo largo y a lo ancho de nuestra Patria,
para desterrar, de una vez por todas y para siempre la pobreza y la
indigencia de la Argentina.
No es caprichoso ocuparnos de Sarmiento en este momento Polifacético,
polémico y genial, su vida y su obra constituyen hitos esenciales para
la Argentina
Luchó por sus ideas sin descanso.
Fruto de esa pasión arrolladora se le pueden reprochar errores y exageraciones.
Pero con su fuerza incontenible fue uno de los mas fecundos
constructores de la República
Sarmiento fue olvidado porque no conviene comparar y comprobar que
gran parte de los habitantes de nuestro pueblo, en especial nuestros
jóvenes, están sometidos por la ignorancia, las carencias esenciales,
la debilidad de las instituciones, la compra de voluntades, el
desprestigio de la Justicia, la pérdida de autoridad moral por parte
del Gobierno.
El Bicentenario de su nacimiento debería ser una ocasión propicia para
recordarlo como modelo de sinceridad, honradez y entrega plena a su
tierra.
Pero no.
La sombra de su enorme figura se proyecta hoy sobre las ruinas de
aquella educación pública, universal, gratuita y obligatoria que
imaginó y construyó con una visión profética.
La Argentina parece haberse olvidado del espíritu de Sarmiento que le
dio a esta Nación el liderazgo educativo de América Latina.
La involución es dramática.
La pobreza educativa, la peor forma del atraso, aquella a la que
Sarmiento quería combatir, es hoy una realidad cotidiana
El olvido es sin duda el peor castigo para aquel hombre que hizo más
que ningún argentino para que sepamos, pensemos y decidamos por
nosotros mismos.
Sarmiento vivió su vejez sin un peso. Su casa era modesta; sus bienes,
contados.
Antes de morir dejó escritas unas líneas que se consideran, desde
entonces; su testamento político:
"Nacido en la pobreza, criado en la lucha por la existencia, no deseé
mejor que dejar por herencia: millones en mejores condiciones
intelectuales, tranquilizado nuestro país, aseguradas las
instituciones y surcado de vías férreas el territorio, como cubierto
de vapores los ríos,
para que todos participen del festín de la vida, del que yo gocé sólo
a hurtadillas".
¡Para eso luchó toda su vida!
Para lo mismo que lucha el campo y que pregona, año tras año, desde
esta tribuna:
QUE CADA VEZ MAS Y MAS ARGENTINOS
ACCEDAN A UNA CONDICIÓN DE VIDA DIGNA
Por eso Sarmiento esta hoy con nosotros
Su lucha fue nuestra lucha,
Sus sueños nuestros sueños
Como dice el himno que lo evoca
"Por ver grande a la Patria tu luchaste
con la espada, con la pluma y la palabra".
Por eso, en el bicentenario del nacimiento del gran hacedor de la
argentina organizada la Sociedad Rural Argentina le rinde este
homenaje.
Es que, como dijo Borges,
"Sarmiento el soñador, sigue soñándonos…"
Desde el pasado, esta exigiéndonos
que la utopía de ayer sea la realidad del mañana.
Aunque intenten ignorarlo el esta allí
preguntándonos, cuestionándonos, mostrándonos el
camino.
Como un faro, siempre dispuesto a señalar el rumbo al porvenir.
El es el gran visionario del siglo XXI:
El pensador del futuro
Protagonista clave de nuestra historia.
Sarmiento no es esa imagen de bronce
que alternativamente se ofende y reivindica.
El esta unido a nuestra propia existencia
para interrogarnos sobre el destino de esta Nación.
Su pensamiento acecha
para abalanzarse sobre e futuro
y con la luz de su ingenio iluminar
esta larga noche de ignorancia
que a mas de un siglo de su muerte
ya parece interminable.
Estoy seguro que esa larga noche esta llegando a su fin.
Que llegará el día…
Que ya amanece…
Estamos en tiempos electorales
Estoy seguro que con nuestro esfuerzo y participación, la equidad, la
justicia, la honestidad, la educación y el progreso volverán a ser los
pilares fundamentales de esta nación
Estoy seguro que los hombres y mujeres que trabajan la tierra
en los distintos rincones de la patria serán por fin respetados
Estoy seguro que el campo será una gigantesca fábrica de progreso y
bienestar para todos los argentinos…
Estoy seguro que pronto, todos juntos en las urnas, podremos devolver
a la Patria los valores que fuimos olvidando.
Refundaremos una República con instituciones respetables y respetadas.
Estoy seguro que llegara ese día.
Las luminosas utopías de Sarmiento comenzaran, muy pronto, a hacerse realidad.




1 comentario:

Nonito Sabebien dijo...

Los comentarios anónimos serán eliminados.