19 de septiembre de 2011

LA PRUEBA DE FUEGO II




Pues bien, como oportunamente se señaló aquí, finalmente tuve mi prueba de fuego en el mundo del buceo. Por primera vez me sumergí, obviamente con el control de mis instructores, en aguas que no fueran las de la pileta donde generalmente se hacían las prácticas.

Cierto es que Córdoba, como en general sucede en Argentina (salvo el Puerto Madryn o algún que otro lugar) no es un sitio ideal para bucear. La visibilidad no es óptima y en definitiva tampoco hay muchas cosas interesantes para ver, más allá de algunos mejillones o alguna "tarucha".
Pero el clima ayudó y además todo fue muy divertido. 


No obstante el objetivo del viaje no es ese, sino demostrar las habilidades aprendidas en las clases teóricas y prácticas para obtener la certificación de Open Water Diver otorgada por PADI, la cual por suerte conseguí.

La experiencia, debo decir, fue fantástica. Villa del Dique es un lugar muy lindo y el clima con mis compañeros, quienes también fueron para certificar el curso, fue muy buena.

El plato fuerte vendrá en Octubre cuando viaje junto con la escuela de buceo a la isla de San Andrés en el Mar Carbie. Ahí si creo que viviré una de las experiencias mas gratificantes de mi vida. No veo la hora de viajar.

En algún lugar, debajo de todo ese equipo, estoy yo.


Desde ya que recomiendo ésta actividad a todo aquél que sepa nadar (no hace falta ser un gran nadador simplemente no tenerle miedo al agua). 
Anímense, que realmente vale la pena.  





3 comentarios:

Realmentealpedo dijo...

Que lindo!Me alegro que la hayas pasado bien y que lindo el viajecito que te espera! Me gustaría hacer buceo algún día (no hacer el curso como vos, sino simplemente ir a una excursión de esas para ver que tal es la vida 'bajo el mar *voz de cangrejo de la sirenita* jaja).

Saludos!

Realmentealpedo dijo...

Epa, otra vez no me cargó mi comentario?

Nonito Sabebien dijo...

Esas excursiones que vos decís yo honestamente te diría que no la hagas.

Primero porque casi podría asegurarte que te vas a sentir muy estresado y no vas a poder disfrutar plenamente de la experiencia.

Y segundo porque en esos casos apenas te bajan un par de metros.

Si sabes nadar (no hace falta ser un gran nadador, simplemente sentirse cómodo y seguro en el agua) yo te sugiero que hagas el curso.

Es una moneda, pero tampoco es tan caro.

Y ahí si... el día que vayas a bucear lo vas a disfrutar a pleno.

Si te interesa te puedo pasar por mail los datos de la escuela de buceo a la que fui y sigo yendo (porque hay varios niveles).

Al menos como para ir una vez y ver si te gusta.