14 de diciembre de 2011

1984

Recién terminé de leer "1984" el libro de George Orwel.





QUE BIEN LE VENDRÍA A LOS "MILITONTOS K" LEER ESTE LIBRO!!!


"...Se espera que hasta el más humilde de los miembros del Partido sea competente, laborioso e incluso inteligente –siempre dentro de los límites reducidos, claro está- pero siempre es preciso que sea un fanático ignorante y crédulo en el que prevalezca el miedo, el odio, la adulación y una continua sensación orgiástica de triunfo…”

 “…la visión del mundo inventada por el Partido se imponía con excelente éxito a la gente incapaz de comprenderla. Hacía aceptar las violaciones más flagrantes de la realidad porque nadie comprendía del todo la enormidad de lo que se les exigía ni se interesaba lo suficiente por los acontecimientos públicos para darse cuenta de lo que ocurría. Por falta de comprensión todos eran políticamente sanos y fieles. Sencillamente se lo tragaban todo…”





“..Al final el Partido anunciaría que dos y dos son cinco. La lógica de su posición lo exigía. Su filosofía negaba no sólo la validez de la experiencia, sino que existiera la realidad externa. La mayor de las herejías era el sentido común…El Partido os decía que negaseis la evidencia de vuestros ojos y oídos. Esta era su orden esencial…”





“…Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas; emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y no obstante recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria en cuanto se necesitara y luego olvidarlo de nuevo; y sobre todo, aplicar el mismo proceso al procedimiento mismo. Esta era la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había realizado un acto de autosugestión. Incluso comprender la palabra doblepensar implicaba el uso del doblepensar…”







En cuanto termine de leer el libro, lo cual me llevó dos días (hubiera sido en menos tiempo si las labores diarias me lo hubieran permitido) me puse a ver la versión fílmica que se realizó en la década del ochenta.
La verdad que la película me decepcionó bastante. Creo que este libro merece una adaptación mejor. 











...

1 comentario:

Piedra dijo...

Estamos viviendo algo peor, es tan difícil de aceptar que muy pocos lo hacen. La mayoría se niega a admitir el absurdo en el que estamos inmersos y aseguran ser felices... como todos los demás.